Martes 11 de Diciembre de 2018

Transmisión en vivo
Play

Sin transmisión

Agenda del día
Sin Actividades Legislativas

TEMA
DEL DÍA

AL INSTANTE

Noticias

Principal / 

Prioritario impulsar una economía sustentable que permita la generación de empleos mejor remunerados en la Ciudad de México

Prioritario impulsar una economía sustentable que permita la generación de empleos mejor remunerados en la Ciudad de México

07 de Enero de 2018

- Evitar la hambruna de más de dos millones y medio de pobres que sobreviven en la Ciudad de México, el reto del gobierno capitalino

- Lamentaron la escalada de precios de la canasta básica; la tortilla y el pan; los aumentos a las tarifas de la energía, gas y de la gasolina

- Diputados demandan fortalecer la identidad cultural de comuneros y parceleros para que eviten ceder sus tierras de cultivo a inmobiliarias


Prioritario impulsar una economía sustentable que permita la generación de empleos mejor remunerados al fomentar las actividades productivas primarias que sean viables como la agricultura, la ganadería y la silvícola para evitar la hambruna de más de dos millones y medio de pobres que sobreviven en la Ciudad de México.

Así lo manifestaron los diputados Ana Juana Ángeles Valencia y Paulo César Martínez López, durante una mesa de trabajo con vecinos de la delegación Gustavo A. Madero quienes lamentaron la escalada de precios de la canasta básica como la tortilla y el pan por los aumentos a las tarifas de la energía, el gas y la liberación del precio de la gasolina, frente a un deteriorado salario mínimo que sólo permite sobrevivir.

Mencionaron que desde 2016 Morena promovió acuerdos para fomentar, impulsar y mantener las actividades agropecuarias que se realizan en delegaciones como: Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta, Tlalpan, Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Álvaro Obregón.

Los legisladores de Morena precisaron que el gobierno capitalino debe mirar al campo urbano como una oportunidad económica sustentable que no sólo permita la producción masiva de alimentos a bajos costos, sino que impulse un valor agregado con la industrialización y exportación de sus productos como el nopal y derivados de la actividad silvícola a otros estados del país y al extranjero como Alemania, Bélgica, Francia y España, entre otras naciones.

Además, señalaron que es urgente fortalecer una identidad cultural de la más alta calidad humana de todos los comuneros y parceleros que en lugar de vender sus tierras a inmobiliarias nacionales y extranjeras para la construcción de grandes conglomerados comerciales defienda las zonas para el cultivo y el otorgamiento de servicios ambientales de manera adicional y sustentable.

Hicieron notar la necesidad de rescatar al campo urbano por su importancia social, ambiental y cultural, no sólo para la generación de empleos sino para fortalecer la autosuficiencia alimentaria de la Ciudad de México y el mejoramiento ambiental

Consideraron que la producción de las actividades primarias de la producción local evitaría escaladas de precios por la cercanía con las centrales de abastos, mercados públicos, mercados sobre ruedas y tianguis y dejar de comprar en el extranjero muchos de los componentes de la canasta básica.

Estimaron que la tarea del gobierno capitalino es arraigar a la gente en sus lugares originarios con la generación de empleos rurales que ayuden a contener la gentrificación inducida con el cobro de altas tarifas al predial, los deficientes servicios de agua y drenaje, alumbrado público y aumento de la delincuencia en el transporte y lugares públicos, simultáneamente con los asaltos a casas habitación.

Externaron que en el campo no sólo se producen alimentos sino servicios ambientales indispensables y también se desarrolla una forma de vida sana, con valores morales y espirituales al mismo tiempo. Volver al campo, subrayaron, significa fortalecer una identidad cultural de la más alta calidad humana.

Ángeles Valencia y Martínez López destacaron que al preservar la diversidad biológica y cultural de la Ciudad de México, se presenta la gran oportunidad de impulsar prácticas agroecológicas que aumenten la productividad sin dañar a la naturaleza.

Insistieron en preservar y aumentar los recursos bióticos, así como respetar y apoyar las prácticas económicas autogestivas tradicionales e innovadoras habituales entre las comunidades indígenas radicadas en la Ciudad de México y de las de los comuneros, ejidatarios y campesinos de manera racional